¿Cómo se absorbe el dióxido de carbono durante la fotosíntesis?

Las plantas usan la energía de la luz para convertir el agua y el dióxido de carbono en azúcar y oxígeno en un proceso llamado fotosíntesis. La clorofila, el pigmento verde de las hojas, absorbe la luz solar y utiliza la energía para convertir seis moléculas de dióxido de carbono y seis moléculas de agua en una molécula de azúcar y seis moléculas de oxígeno. Las plantas usan el azúcar para crecer y liberar el oxígeno a la atmósfera. También ayudan a regular la cantidad de dióxido de carbono, que es uno de los gases de efecto invernadero más importantes, en la atmósfera.

Estructura de la hoja

Las hojas de las plantas tienen pequeñas aberturas, llamadas estomas, en toda su superficie. Los estomas se abren para absorber el dióxido de carbono necesario para realizar la fotosíntesis. También se abren para liberar el oxígeno producido por este proceso. Las raíces y las hojas de las plantas absorben agua, que reacciona con el dióxido de carbono utilizando la energía de la luz como catalizador. Las hojas de las plantas también pueden absorber y liberar agua a través de los estomas.

Gases de invernadero

El dióxido de carbono es un gas de efecto invernadero. Atrapa el calor en la atmósfera, provocando el efecto invernadero que contribuye al calentamiento global. Según la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU., las emisiones de gases de efecto invernadero de EE. UU. han ido en constante aumento; en 2010, las emisiones de EE. UU. totalizaron más de 6 mil millones de toneladas métricas de dióxido de carbono equivalente. El dióxido de carbono se libera a la atmósfera cuando se queman combustibles fósiles como el gas natural, el carbón y el fuel oil para producir energía. Plantar árboles y otra vegetación puede ayudar a reducir la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera.

Las plantas como «sumideros» de carbono

Cada año, los bosques de la tierra pueden absorber un tercio del dióxido de carbono emitido por la quema de combustibles fósiles. Los bosques actúan como «sumideros» de carbono y reducen significativamente la cantidad de dióxido de carbono en el aire. Un estudio del Servicio Forestal de los Estados Unidos encontró que los bosques tropicales absorben más carbono que los bosques de las regiones templadas o boreales. Sin embargo, los bosques tropicales están desapareciendo a medida que los países en desarrollo los reemplazan con centros comerciales y pastos para el pastoreo de ganado.

La deforestación afecta la atmósfera

Uno de los efectos secundarios dañinos de la deforestación es el aumento del carbono atmosférico. La deforestación aumenta el dióxido de carbono atmosférico de dos maneras. Las máquinas que cortan y procesan troncos emiten dióxido de carbono, y los árboles cortados que quedan en el suelo del bosque se descomponen, lo que libera más dióxido de carbono a la atmósfera. Las Naciones Unidas, a través de su Panel Intergubernamental sobre Cambios Climáticos y el programa ONU-REDD (Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de los bosques), trabaja para desalentar la deforestación en los países en desarrollo. El programa REDD+ brinda incentivos financieros para que los países en desarrollo reduzcan la deforestación asignando valor financiero a las capacidades de almacenamiento de carbono de los bosques.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.