Describir los tipos de fósiles

foto biográfica del escritor

Actualizado el 22 de noviembre de 2019

por Mike Evans

Junto con la genética, los fósiles son una de las ventanas más útiles que tenemos a la historia natural de la vida en la Tierra. Esencialmente, un fósil es un registro de un organismo, que muestra el tamaño, la forma y la textura de las diferentes partes del cuerpo. Los ejemplos comunes de fósiles incluyen dientes, piel, nidos, estiércol y huellas. Sin embargo, no todos los fósiles se forman de la misma manera. Hay cuatro tipos principales de fósiles, todos formados de forma diferente, que son propicios para la conservación de diferentes tipos de organismos. Estos son fósiles de molde, fósiles de fundición, fósiles de rastro y fósiles de forma verdadera.

moldes

Un fósil de moho es una huella fosilizada hecha en el sustrato. El sustrato es la roca o sedimento sobre el que un fósil deja su huella. A diferencia de los fósiles fundidos, los fósiles de moho son huecos. Debido a la forma en que se forma este tipo de fósil, la imagen resultante es una imagen negativa de la parte del cuerpo del organismo que hizo la impresión. En otras palabras, es al revés. Los fósiles de moho comunes incluyen piel, hojas, dientes, garras y embriones.

moldes

Los fósiles fundidos son como los fósiles de moho en el sentido de que se formaron, al menos en parte, con una huella hecha en una roca o sedimento. Sin embargo, los fósiles fundidos van un paso más allá. Una vez que el molde hueco está presente, se rellenan posteriormente con minerales que luego se endurecen para formar roca sólida. En otras palabras, los fósiles de moho ocupan espacio negativo y los fósiles de yeso ocupan espacio positivo. Los fósiles fundidos también incluyen piel, hojas, dientes, clases y embriones.

huellas

Los rastros fósiles, también llamados icnofósiles, no contienen información sobre el organismo en sí. Más bien, contienen información sobre las huellas dejadas por el organismo. Ejemplos comunes de trazas fósiles incluyen madrigueras, nidos, huellas, estiércol y marcas de dientes. Estos son el tipo de fósil más común y, a veces, pueden ofrecer más información sobre cómo vivía el organismo (por ejemplo, cómo cazaba y cómo descansaba) que las partes del cuerpo fosilizadas.

Forma verdadera

Los fósiles de forma verdadera son partes grandes del cuerpo de un organismo que ha sido reemplazada por minerales. Los fósiles de forma verdadera se forman mediante un proceso llamado petrificación. Los ejemplos comunes de estos fósiles incluyen extremidades, torsos, dedos y cabezas. A diferencia de los moldes y modelos, no se forman mediante una impresión. Más bien la parte del organismo es desplazada por minerales que se endurecen para convertirse en roca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.