Elementos de la Revolución Industrial Europea

La Revolución Industrial comenzó en el Reino Unido pero pronto se extendió a Europa continental. Los finales de los años 1700 y 1800 alteraron significativamente la vida europea, cambiando para siempre la sociedad predominantemente rural del continente. La revolución se extendió por Europa de diferentes maneras, afectada por las industrias y la base de recursos existentes de cada país. Francia, por ejemplo, compitió con el Reino Unido en la industria textil pero su falta de carbón y hierro retrasó el desarrollo de la industria pesada, mientras que la división de Alemania en numerosos pequeños estados hizo que la revolución llegara aquí más tarde.

Innovación tecnológica

La invención y la innovación fueron elementos clave de la Revolución Industrial. La tecnología preexistente se convirtió en nuevos inventos rentables. Por ejemplo, la máquina de vapor, desarrollada en las décadas de 1760 y 1770 por James Watts, permitió generar energía en cualquier lugar y la industria ahora podía elegir su ubicación con mucha más libertad. En la industria textil, los telares mecánicos como los desarrollados por Edmund Cartwright en 1785 eran mucho más eficientes que los telares manuales utilizados anteriormente. Algunos procesos industriales también se hicieron más eficientes a través de la innovación; en la industria metalúrgica, una máquina conocida como convertidor Bessemer aumentó la eficiencia de la producción de acero a partir de 1856.

Nuevas Industrias

Junto con la innovación en industrias existentes como la textil, surgieron industrias completamente nuevas durante la Revolución Industrial. El primer ferrocarril a vapor del mundo se inauguró en Inglaterra en 1825 y el modo de transporte se expandió rápidamente por toda Europa. Para 1850, Europa continental poseía 8,000 millas de vías férreas, pero para 1900 solo Alemania tenía 26,000 millas, lo que redujo los tiempos de transporte. Las máquinas de vapor también revolucionaron el transporte por agua, inicialmente en canales y ríos, pero luego a través de barcos oceánicos a vapor. La comunicación también se aceleró; a partir de 1837, por ejemplo, los «cables de rayos» de Samuel Morse y el código Morse permitieron que los mensajes pasaran rápidamente a través de largas distancias.

Explotación de recursos

La Revolución Industrial estimuló la explotación de los recursos naturales de Europa. Las nuevas industrias no podrían funcionar sin materias primas como el carbón y los minerales metálicos, lo que significa que se establecieron y extendieron minas dondequiera que existieran estos recursos naturales. Las minas de carbón de Gales del Sur, por ejemplo, aumentaron la producción de 4,5 millones de toneladas en 1840, a 8,8 millones de toneladas en 1854, a 16,5 millones de toneladas en 1874. Algunos terratenientes se hicieron muy ricos explotando los recursos de sus tierras, pero para aquellos que trabajaban en las minas, las condiciones eran muy difíciles y la esperanza de vida baja.

Movimiento de población

Los años de la Revolución Industrial alteraron fundamentalmente la geografía demográfica de Europa. La revolución inspiró a la gente a emigrar del campo europeo a los centros urbanos donde se creaban muchos puestos de trabajo. En 1800, solo 23 ciudades europeas tenían más de 100.000 habitantes, pero en 1900 había aumentado a 135. La migración ayudó a crecer a las ciudades pero también cambió radicalmente el perfil de su población. La ciudad alemana de Duisberg se encontraba en el valle del Ruhr, cada vez más industrializado, y se expandió de su población de 10 000 habitantes en 1853 a 150 000 en 1914. Las nuevas industrias pesadas de la ciudad atrajeron a visibles comunidades de inmigrantes holandeses e italianos, junto con polacos, prusianos orientales y personas de las áreas rurales cercanas. . Como resultado, Duisberg experimentó un cambio dramático en su denominación religiosa, pasando de un 75 % de protestantes en la década de 1820 a un 55 % de católicos en 1900.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.